(1873 – 1951)

Hija de María Auxiliadora

Laura nació en Florencia el 5 de enero de 1873 del matrimonio de Alejandro y Angela Mazzoni. Su rica y noble familia se trasladó a Roma, Allí Laura terminó sus estudios y luego continuó estudiando medicina. Su director espiritual era un Salesiano que la invitó a dejar la riqueza atrás y responder al llamado del Señor trabajando para niñas pobres.

Después de pasar muchas noches en oración, Laura se convirtió en una Hermana Salesiana en 1898. Pasó 23 años trabajando en Italia, especialmente en Sicilia, hasta 1921, cuando fue elegida para dirigir el primer grupo de Hermanas enviado a Polonia. Fue durante este último período que la característica de Laura se manifestó: su espíritu maternal.

Ella tenía una bondad que provenía de su amor Salesiano por la bondad y de la sencillez de Mornese. Los niños polacos le pusieron un sobre nombre: Mateczka que significa mamá.

Sor Laura Meozzi

Animada por su director, Teresa decidió llamar a las puertas del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora en Roma para entregarse irrevocablemente al Señor como ella lo dijo- para educar a las niñas pobres de la gente sencilla.

Hizo su profesión religiosa en 1903, después de su experiencia en el Trastevere. Las hermanas la recuerdan en esa época así: Sor Teresa sabía cómo tratar a las jóvenes por lo que era buena en mantener la disciplina.

Una vez una niña la escupió en la cara. Ella lo sobrellevó con la admiración de todos los presentes. Teresa era cortés y amable con todos, estaba siempre dispuesta a llevar adelante las tareas más humildes y difíciles. Alegremente y con espíritu de sacrificio, hacía el lavado de la ropa y supervisaba los talleres de las niñas.

Ella era como lo hubiera querido Don Bosco: hacía las cosas sencillas extraordinariamente bien. Su camino a la santidad, contrajo la enfermedad de la tuberculosis, en ese momento aceptó amar el sufrimiento como un don que la unía con el crucifijo, ella expresaba: Lo que tú desees Jesús, yo también lo deseo, y por el tiempo que Tú lo desees.

La alegría y simplicidad de Mornese, el sacrificio silencioso, su constante unión a Dios y amor por la Madre de Dios, fueron los aspectos sobresalientes de su vida. El 3 de septiembre de 1907 Teresa se encontró con el Jesús que ella había elegido irrevocablemente. Está enterrada en Nizza Monferrato.El proceso regular se inició el 6 de diciembre de 1926. Declarada Venerable el 12 de julio de 1982.