Deprecated: ¡La función wp_make_content_images_responsive ha quedado obsoleta desde la versión 5.5.0! Usa wp_filter_content_tags() en su lugar. in /home/sorcarol/public_html/wp-includes/functions.php on line 5381

Año de Fundación: 1999

Hermanas Fundadoras: Sor Inés Rodríguez, Sor Rosa Pérez y Sor Olinda Molina.

Motivo y Circunstancia de la Fundación:
El 1 de febrero de 1938, surgió como anexo del Colegio Santa Inés, la Escuela Santa María Mazzarello, sus orígenes fueron realmente humildes, fundamentados por el empeño incansable de nuestra querida hermanas Sor Aurelia Belloso, quien consagró a esta obra sus mejores esfuerzos y todo el amor a los pobres que ardían en su corazón.

Poco a poco la obra fue creciendo, hasta llegar a contar con los seis grados de primaria y un edificio propio junto al colegio; sin embargo las necesidades de la población estudiantil, siempre en aumento hicieron necesario su traslado.

El lugar elegido para la nueva fundación, se encuentra en el sector de la ciudad norte de Santa Tecla. La Divina Providencia que veía siempre a los pobres, deparó los medios para la construcción de la casa.

El 1 de febrero de 1999, las hermanas integrantes de la nueva comunidad, partieron del Colegio Santa Inés, dando así inicio a la nueva obra que es verdadera respuesta de amor previniente para muchas niñas y jóvenes de escasos recursos quienes encuentran allí instrucción, formación humana y cristiana que las prepara para ser ciudadanas significativas en la sociedad que les toque vivir.

En el año 2009 el Complejo Educativo Católico Madre Mazzarello pasó de ser una institución ayudada por el Estado, a una Institución privada, debido a que el gobierno pedía que la Escuela fuese totalmente pública, corriendo así el riesgo de perder los derechos de gobierno y posesión de la infraestructura al pasar los años.

Al no aceptarse esta propuesta la Institución pasó a ser  totalmente privada sin ayuda del Estado, cambiando su nombre a Escuela Salesiana Madre Mazzarello.

Cansadas por los trabajos de la jornada y el entusiasmo de quienes se sienten enviadas por el Señor para el inicio de una nueva obra, nos retiramos a descansar, seguras de que estamos en las manos de Dios.”

Todo este tiempo, como en la primera etapa de vida de esta presencia, el Internado y luego  la Casa Hogar para niñas en riesgo fue el corazón de la obra. Cada año se busco de dar a las internas lo mejor no solo física, sino humana y espiritualmente. La presencia de las internas, las huérfanas, las niñas en riesgo,  favoreció es esta casa el clima de sencillez y familiaridad salesiana, espíritu que aun sigue vivo por las personas pobres y necesitadas que se acercan a la casa y que impregnan el ambiente de aquella dulzura y esperanza que Dios regala a los pobres.